Las brujas que te hacen ser 1


Las bombillas parpadean a tu paso

Y las puertas se abren si las miras,

Los árboles pierden las hojas

¿Y tú qué haces? Gritas asustado.

La brujería nunca fue de tu gusto

Para ello, nunca tuviste razón

Sólo lo que tu abuela te contó

Sobre su pasado en el pueblo,

Donde, como fanáticos, las persiguieron

En aquellos años de la depresión

Creyeron que eran las responsables

De los males del capitalismo salvaje

Que les llevo a esos lares,

Lodazales creados por la falta de billetes.

brujas Nicolas_Alperiz_Cuento_de_brujas_1900

Las farolas se encienden sólo para ti,

Hablar y quejarte no te va a servir,

Porque la maldición nada te deja decir y

Aunque no sea verdad, pensarás que te ponen a parir.

En el pueblo, en su tiempo, tomaron una decisión

Frente a la brujería, lo mejor, la persecución

Arrastraron y secuestraron a las sospechosas,

Ninguno varón ¿será casualidad?

Torturadas por sus vecinos y familias

Lloraban, rogaban y chillaban como gorrinas,

Tu abuela contaba, pero también reconoció

Que al final, para nada sirvió,

Porque terminaron siendo ellos los monstruos.

brujas religion-still-life-painting-belgium-art-illustration-801618-pxhere.com

Mientras tanto tú sigues en tus trece

Creyendo que las brujas son responsables

De que de un tiempo a esta parte

Tu vida sea un compendio de mala suerte,

Pero tienes presente que la realidad

No es la superchería con la que tratas de convencerte.

No, no, no, tú conoces la verdad

Y si al final a alguien quieres culpar

¿No crees que el sistema tiene responsabilidad?

Con su falta de solidaridad,

Con su inherente crueldad,

Con su competitividad sin piedad,

Y con la pureza de su egoísmo.

No crees que algo de culpa tendrá,

Antes que hechizos y brujas,

La sociedad que todo te quitó

Y que nada a cambio te dejó.

brujas Ignacio_Zuloaga_-_Las_brujas_de_San_Millan,_1907

Lo que te hace ser es lo que haces pero no en lo que trabajas, ni la literatura, la música o el cine que te gusta, no son los amigos y enemigos que tengas, ni el dinero ni las cosas que poseas, por caras y elitistas que sean. Tu ser no lo definen ese coche último modelo, esa moto con tantos caballos, ese ascenso tan ansiado y conseguido, ese amigo tan generoso y altruista que te adora, ni ese cabrón al que odias, que a tantos torturó en clase, esa película de arte y ensayo de la que eres capaz de entender el mensaje, tampoco el libro que escribiste, tampoco el árbol que plantaste y ni mucho menos los hijos que tuviste (aunque aquí sí que dejaste algo de tu ser al educarlos).

Lo que te hace SER es lo que haces, que bien explicado para los que todavía no lo habéis entendido, viene a ser: la única manera de conocerse a uno mismo es enfrentarse a situaciones reales con, lo que es peor, consecuencias reales y será en esos momentos cuando se refleje tu verdadero yo.

Por todo esto y por nada más, lo que te hace ser es lo que haces.


Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Una idea sobre “Las brujas que te hacen ser