Tiempo secuestrado 2


Muy curioso esto del tiempo, he tenido un época en que podía usarlo a placer, cómo yo quería y os puedo asegurar, que ni lo perdía ni me aburría (otros no saben hacerlo). Pero ahora, por fortuna y por dinero, todas las mañanas están reservadas para el archivo diocesano y claro, si mi tiempo es compensado con euros, no hay secuestro si no quid pro quo. Entonces pongamos que hasta después de comer el tiempo es del trabajo y que, a partir de las once y media de la noche, esta vez por pura necesidad, mí tiempo tampoco me pertenece, es del sueño. Si a esto le añadimos que dos tardes entre semana, por dos horas y media tengo que aprender un idioma supongamos que por mi bien y mi futuro, también hay un lenguaje que secuestra mi tiempo.

Además no puedo olvidar, esta vez porque no quiero dejar de hacerlo, el tiempo que me secuestra este medio donde escribo y me leéis, y sus respectivas redes sociales, que como hace poco leí en The Black Meeple, son básicas para la difusión de la web. Y porque para mí, ese rinconcito de internet que me he creado, viene a representar mis sueños con la escritura que tan bien escribieron el grupo Señor Loop en su canción Triste Perro:

Esto es lo que yo hago,

Lo que yo soy,

Por el camino más largo,

Por ahí me voy,

Por ahí me tocó.

Parece que me quejo pero claro, todos estos secuestradores tienen un contrapunto, una consecuencia que se supone positiva: el trabajo trae dinerito, el euskera se supone que traerá más trabajo y por ende, más dinerito y El Contador de Historias me permite disfrutar de lo que más me gusta, escribir.

También existe otro tiempo secuestrado, ese que te exigen otros (básicamente instituciones y seres queridos), en los que las consecuencias son evitar males o ayudar/hacer feliz a otro. Por norma general no hay problema, pero cuando éstas llegan en el peor momento, cuando estás hasta arriba de responsabilidades, obligaciones que tú asumiste y que ya de por sí secuestran tu tiempo. Pero es que las obligaciones impuestas no sólo lo secuestran, si no que lo opalizan, lo torturan y lo prenden fuego.


Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

2 ideas sobre “Tiempo secuestrado

  • Pura

    No conocía al grupo y me han gustado…. Como dicen ellos ” creo que es el himno de un guerrero orgulloso, de un trabajo, de su lucha, de simplemente hacer música (o lo que sea) por el motor ese que llevas dentro”. “Trates de relajarte de todo, aceptar la vida, el mundo y a ti mismo como eres y, estar orgulloso de quien eres. “Triste Perro” se trata de eso, de estar orgulloso de ser un terco, de hacer música y ya.”
    “Anotando lo que la vida
    Poco a poco me fue dictando
    Y sigo pa lante con cada paso” Pa lante!!!!!!