En el pueblo


Entre lágrimas pero contento te vas del pueblo. Cómo la tranquilidad y el aislamiento pueden traer la felicidad, cómo con la compañía adecuada, en el pueblo, no necesitas nada más… bueno, sí, dinero. ¡Maldito sea!

Lo importante es centrarse en las bondades a pesar de conocer las contradicciones, fuera inseguridades.

En el pueblo, bajo la claridad de las estrellas; en el pueblo, alrededor de las brasas de la barbacoa; en el pueblo, disfrutando del ambiente entre tu gente; en el pueblo, donde el tiempo avanza de forma diferente y las horas se acoplan a tu tempo que en el pueblo es lento, parsimonioso, sabe cuáles son las prioridades y una vez cumplidas, los relojes se ralentizan. ¿No debiera ser eso la vida?

en el pueblo pan-plou-2-teruel-alcjpg_opt

Nos hacemos más viejos, más gordos y más lentos, no nos distinguimos en los reflejos, ni reconocemos nuestros rasgos. Buscamos en nuestro interior antiguos ideales y encontrarlos, aunque sean deformados y/o evolucionados es un placer. Es sobre la mente y no sobre el cuerpo, cada vez más deficiente, sobre la que hacerse fuerte. Al tiempo, físicamente, sólo se le puede hacer frente durante un período limitado, pero en el segundo aspecto, el mental, ahí está nuestra baza. Los años avanzan y por norma general la vida se simplifica, se solventan las necesidades básicas y por falta de obligatoriedad, nuestras neuronas se adormilan, más por nuestra propia pasividad, que porque por sí mismas se degraden aunque este detalle también sea verdad. ¿Pero cómo lo afrontamos? ¿Cómo luchamos ante la dejadez que nos asola a través del sistema? ¿Cómo hacemos para mantener las ideas más básicas y simples que antes dirigían nuestras conciencias?

en el pueblo time-92897_640

Debo ser un tipo raro porque siempre me ha gustado ir a contracorriente, pensar diferente, informarme y vivir según mis propias conclusiones. No todos pueden, por falta de inquietudes, capacidad mental o apoyos como los míos, me ayudan y los quiero, vosotros sabéis quienes sois. Familia y amigos, quién necesita más.

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.