Coronavirus ¿y después qué? 2


Primero las personas y la Tierra, después la economía.

Pero la economía no es un ente extraordinario, es un invento humano que podemos parar cuando queramos, cambiar a nuestro gusto, en el mundo hay dinero para todos, recursos naturales no, pero dinero sí y además nosotros ponemos las leyes, cambiémoslas. ¿Qué se hunden las bolsas? Las cerramos. ¿Qué hay problemas en las familias para pagar la luz? Las eléctricas para el estado. ¿Falta dinero? Los bancos a devolver lo que deben, los paraísos fiscales se prohíben y esas cuentas para los países de origen de sus dueños y así con un montón de acciones más. Lo que yo no puedo entender es mantener un sistema que en el 2008, por todas las trampas de los neoliberales se tuvo que rescatar, y que con una gripe (dura y peligrosa) se vaya a pique. ¿De qué sirve el neoliberalismo cuando la cosa va mal? De nada, bueno sí, para quejarse de los gobiernos pero lo que no tiene sentido es seguir obviando que el problema es más la otra pandemia mundial que nos agrede desde hace demasiados años, el neoliberalismo atroz, codicioso y cruel, ese que tira a la calle a las personas sin posibilidades, que canta la marca de su país pero al que sólo le da dinero en forma de sobre, donación o multa; ¿de verdad Decathlon y otras tantas empresas gigantes (oligopolios sectoriales) necesitan ayudas tras aumentar sus beneficios año a año, esos de los que tanto se han vanagloriado en las páginas color salmón? ¿Dónde quedan todos esos impuestos que no han pagado en más de 20/30 años? El gobierno tiene que hacerse cargo de los problemas de la ciudadanía y de las pequeñas/medianas empresas. ¿Pero qué va a pasar después? Vamos a “salvar” a multinacionales que no han tenido ningún escrúpulo, en todos estos años, de mandar a la ruina a otras miles (y millones por todo el mundo) de empresas/tiendas/autónomos mucho más pequeñas, con competencia desleal, trabajo semiesclavo (se supone que un pelín pagan) en el tercer mundo y en este (Inditex en Galicia), asesinatos de sindicalistas en países en “vías de desarrollo” (no vayan a pedir lo que ya les quitamos a los que se creían en el primer mundo) y mil fechorías más perdonadas a cambio de la supuesta “Responsabilidad Social Empresarial” (publicidad gratuita para las multis, por eso de desgravar) y a cambio de que prometan (con los dedos cruzados) que alguna gota de sus billones caiga en nuestro país y peldaño a peldaño caiga sobre algunos de sus ciudadanos. Yo más que fallos gubernamentales (qué los hay y muchos), no puedo dejar de ver problemas más gordos y que, ocultos tras las muertes y el sufrimiento, ni se nombran. Problemas sistemáticos que impiden la protección de las personas a costa del beneficio de la “economía”, de los “mercados”, que creamos las personas pero que ahora dicen que las mismas personas, no lo pueden cambiar ni controlar. Los estados tienen que asegurar la vida de las personas, no los beneficios de las empresas y sí, este sistema inhumano se puede cambiar, porque al fin y al cabo, los humanos lo crearon.

coronavirus

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

2 ideas sobre “Coronavirus ¿y después qué?