A jugar


Hoy no hay enlaces ni historias inventadas ni reseñas, hoy sólo hay reflexiones y divagaciones, hoy me dejo llevar porque las elecciones y la realidad son muy importantes, hoy entendería que no leyeseis lo que a continuación os cuento.

jugar elecciones generales

¿Por qué está tan denostado el término jugar? Claro, en unos ambientes más que en otros, pero unos parecen más amplios y generales. Por fortuna, a nivel digital, hemos creado una pequeña burbuja donde todos apreciamos las bondades del jugar, de su aplicación en la educación y de mantener el carácter inquieto. Pero ahí fuera, entre los adultos de bien, el concepto es denigrado por su ligazón con lo infantil (cómo si fuera negativo), en este sistema sólo hay dos juegos permitidos para los mayores y son los ultra-competitivos como los deportes y los que dependen del dinero, los mal llamados juegos de azar. Más allá de estas opciones y salvando los juegos clásicos que se están perdiendo, todo es infantil y tan poco digno para mujeres y hombres hechos y derechos, como si llevasen pañales.

jugar juegos de azar

Quizás este sea un pensamiento antiguo que las nuevas generaciones, que hemos probado juegos modernos (modernos aquí que no en Alemania o EEUU), estamos eliminando, haciendo desaparecer así estos rancios prejuicios. Pero como ya he dicho, los aficionados lúdicos vivimos en una cúpula de cristal digital, todos juntos… Ay, ¿qué hay ahí fuera? Pues probablemente maneras muy pequeñas de pensar, limitadas, adiestradas en unos principios implantados y a su vez, bien aceptados, porque este mensaje (como todos) tiene dos nodos definidos y tanto el que lo envía como el que lo recibe tienen responsabilidad. Aunque está claro que en muchos casos los que lanzan el mensaje tienen dinero y por tanto poder, mientras que los receptores tienen que luchar contra todo y contra todos para salir del pensamiento único imperante.

Esta idea es extrapolable a cualquier ámbito donde los prejuicios jueguen un papel importante, bonita ironía del lenguaje. Y es que al fin y al cabo no sé si soy capaz de encontrar cualquier polémica política, social, económica… que ante el gran público no se presente desde el punto de vista de los prejuicios. Este sistema ha creado una opinión pública, a través de los medios de (des)información esclavos de sus acuerdos financieros y publicitarios, sin crítica, ni criterio, ni intención de tenerlo. Y es aquí cuando volvemos a la responsabilidad personal de cada uno, ya que es más fácil implantar una idea a la mayoría, que luchar contra la curiosidad de una persona bien informada y que comprenda la importancia del verbo contrastar. Porque, ahora regresa la burbuja digital de los aficionados lúdicos, si nos fijamos en la mayoría de redes sociales usadas para informarse, veremos sólo muros que repiten las ideas y principios que ya teníamos. Claro que es para eso para lo que se hicieron las redes sociales y los buscadores, para ofrecerte lo que suponen afín a tu forma de pensar, a tus gustos. Las multinacionales han vendido esto último como si se interesasen en nosotros y quisieran dar un mejor servicio, aunque en la actualidad no somos más que millones de objetos en sus estudios de mercado y además, gratuitos.  

Jugar by Camelia

No sé a vosotros pero a mí me está entrando el sueño, tengo la sensación de que estas realidades, vale, mis realidades, deberían ser conocidas por todo el mundo ya que esto de lo que hablo, lo estamos viviendo. No sé qué nos espera en el futuro si la sociedad continua inmutable, sin aceptar estas verdades (sí, ya sé, mis verdades); lo que sí conozco son obras distópicas que en la actualidad se están aplicando, de forma menos descarada, menos agresiva que en las películas pero igual de efectivas si no más, pues la hipocresía es poderosa.

A veces estoy tan cansado….

Me voy a dormir.

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.