De torres e iglús


¡Buenas a tod@s!

Con un pelín de retraso os traigo una nueva entrada del Diario Creativo, y esta vez más creativo que nunca ya que quiero presentaros el trabajo de nuestro grupo creativo, que como está en pañales (no tiene ni nombre ni ná), aún no lo vamos a hacer oficial 😉

Pero sí que queremos mostraros un par de nuestros prototipos, dos de muchos:


El Juego de las Torres

En este juego de mesa, que es el que está claramente más avanzando de todos los que estamos desarrollando, tendréis que construir la torre más alta de todas, pero para ello deberéis defenderos de los disparos de los cañones rivales y por supuesto, utilizar vuestros cañones para destruir las torres de los rivales (sin duda lo que más gustito da :D). Como objetivo para ganar la partida deberéis conseguir construir un número determinado de pisos que se forman con dos cartas de torre.

Teniendo en cuenta que todas las características pueden cambiar porque sigue siendo un prototipo, el juego de las torres por ahora es un filler de cartas para 3 a 6 jugadores, con mecánicas muy sencillas y rápido de aprender, y con partidas siempre disputadas (al menos no he conocido testeo que demuestre lo contrario :D). Además el grado de interacción y pique es constante y recíproco, es decir, el karma está siempre presente en forma de jugador devolviéndote el favor de haberle destruido ese piso con escudo y cañón 😉

Y por si esto fuera poco, tiene una cantidad indecente de modos de juego que complementan al básico y sólo implementando pequeñas mecánicas que, por supuesto, seguimos probando. Tampoco puedo olvidarme de las expansiones que ya están planeadas y editadas, aunque no puedo enseñároslas todavía (aún quedan testeos que hacer ;D).


El Juego de los Iglús

De este juego de mesa sólo os voy a hablar por encima porque como veis en las imágenes, aún está en una fase muy primigenia, sobre todo en la cuestión de la edición (totalmente artesanal ;D).

Nos encontramos en la hipercapitalista sociedad del Polo Norte donde tenéis que conseguir el mejor iglú lo que significa conseguir los bloques de hielo más parejos, es decir, conseguir el mayor número de bloques del mismo color. Pero claro, cada zona del iglú es diferente, no es lo mismo la parte central, los laterales, las “esquinas” (ya sé que son redondos :D) y la entrada; y para conseguirlos tendréis que vender vuestras cartas de iglú, para poder comprar las de los demás o las tuyas siempre que estén en el mercado común (os he hablado ya de la sociedad hipercapitalista del polo norte ;D). Además existen unas acciones especiales que se podrán realizar en situaciones más o menos concretas.

Como notáis en la propia explicación el juego de los iglús está en plena fase de pruebas.


Con la promesa de más noticias, más prototipos (ya sabéis que en esta página tenéis otro en print & play: el juego de mesa “El Contador de Historias”) y como siempre, más historias, me despido hasta el próximo capítulo 😉

P.D. No os olvidéis que quedo a la espera de vuestros relatos y continuaciones para la nueva sección en la que estáis invitados a participar: Continúa la Historia.

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.