Recuerde, bajo su responsabilidad


Recuerda ser fuerte. Lo has sido siempre pero durante mucho tiempo lo olvidaste.

Recuerde, no vaya por lugares solitarios de noche, os dijeron que no sabéis leer los mapas y podríais… o peor…

Recuerde no hablar con extraños. Nunca se sabe cuándo él podría transformarse en la bestia. Todos son una amenaza, no confíe en nadie.

Recuerde que para más seguridad podría comprarse un silbato, ahuyentará así a aquellos de los que ya no se puede fiar.

Recuerde poner varias luces en su domicilio (esa que compraste sin ayuda y que consideraste otro símbolo de tu independencia), alguien podría creerle débil por no compartir tu piso.

Recuerde cerrar las cortinas, miradas lascivas, están por todos los lados, ahí fuera le espían.

Recuerde que tanto el coche como el ascensor son lugares de alto riesgo, escudriñe a su alrededor con cuidado, todo está lleno de extraños. ¿Habrá alguien agazapado en la parte trasera de su vehículo?

Si la luna gobierna ya, recuerde evitar las paradas de autobús y si va en uno, siéntese cerca del conductor… no conocemos de ninguno acusado de violador.

Y sobre todo olvida lo que acabo de escribir.

Recordad lo que sois, seréis y seremos. Recordad lo que hay que conseguir, la libertad.

No seáis valientes, sed libres.

Dejar un Comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *