Jueces o La Obligación del Gris


Autor: Jorge Bernad Ochoa

En el comienzo fueron ocho y sólo ocho personas las encargadas de dilucidar los asuntos humanos mientras que el resto vivía sin la necesidad de sopesar lo correcto de sus acciones. Eran ocho y sólo ocho los que tenían la responsabilidad de resolver cuantos problemas surgiesen, la humanidad era pequeñita. Ellos debían luchar si la guerra se cernía sobre las poblaciones, debían juzgar si alguien cometía actos contra la mayoría y debían solucionar las cuestiones que urgiesen a la especie. Pero estos deberes tenían una particularidad principal, ellos, los ocho, tenían que observar cada dilema desde un ángulo diferente, entre todos debían cubrir toda la escala de grises antes de tomar una decisión. A esto se le llamó la Obligación del Gris y mientras la humanidad fue pequeñita, todo marchó bien.

Grunge pared de ladrillo - tonalidades gris by Linnaea Mallette_jueces

Después la humanidad creció y los ocho envejecieron, llegando a un punto en el que se quedaron sin fuerza para dilucidar los asuntos violentos y, como la sociedad les exigía no romper con tan importante tradición (“las guerras se ganan en la batalla” decían), estos se prepararon entrenando y educando cada uno a su sucesor y una vez les consideraron preparados, los Primeros Ocho se fueron juntos a un recóndito rincón del mundo a pasar sus últimos años con lo único que nunca habían conocido, una vida normal. Pero esta elección ocurrió de una forma diferente al funcionamiento normal del sistema, cada uno de los Primeros Ocho escogió a su sucesor de manera personal, saltándose las únicas normas que se suponían obligatorias: cada decisión debían tomarla entre todos y cada uno debía observarla desde un tono de gris distinto. Quizás fuese por puro despotismo o puede que simplemente ya estuvieran cansados de tanta responsabilidad, pero se saltaron la tradición e instauraron otra peor.

Ahora, muchos años han pasado de estos hechos y los Ocho que ostentan el cargo se hacen llamar los Jueces y sus puestos son hereditarios (al menos no por sangre) y por si fuera poco, la Obligación del Gris fue suprimida cuando una generación de Jueces escribió las primeras “Obligaciones de los Jueces”. Después llegaron nuevas revisiones que relajaron, más si cabe, estas obligaciones y extendieron las cuestiones sobre las que podían intervenir. Transformaron la Obligación del Gris en una lucha de poder entre el negro y el blanco, formaron bandos enfrentados que en contadas ocasiones se ponían de acuerdo, frenando a la humanidad que acostumbrada y educada en la tradición, en la actualidad sólo es capaz de vislumbrar tres soluciones (tanto tiempo en la oscuridad afecta a la vista):

  • Algunos creen que los Primeros Ocho todavía viven, escondidos, y que avergonzados por las tropelías de sus sucesores, volverán para vengarse.
  • Otros confían en que algún día uno o varios de los Jueces se rebelará contra el abuso de poder de sus antecesores y devolverá la cordura y la justicia al sistema.
  • Y los últimos, quizás los más valientes pero a su vez los menos numerosos, sueñan con una revolución que derroque a los Jueces y cambie el sistema.

¿Qué les deparará el futuro? Tú eliges


Y es a partir de este punto desde donde podéis continuar la historia, de la forma que queráis, no sólo en relación al argumento (olvidaros de la censura) si no en la forma. Aquí os dejo los métodos por los que podéis participar:

  • Escribiendo en los comentarios la continuación, que luego pasaré a las web.

Por supuesto la autoría está más que garantizada y el contenido de toda la página y sus contenidos están bajo una Licencia Creative Commons que protegerá vuestro trabajo. Además me comprometo a editar tan sólo de manera formal vuestros textos y a repasar sólo las faltas ortográficas, porque aquí lo divertido será crear entre todos una historia compartiendo nuestra imaginación y si funciona bien, a lo mejor podemos llegar a publicarlas… pero bueno, siempre hay que empezar por el principio.

Si no os apetece escribir, también podéis indicarme en los comentarios, por mail o a través de las redes sociales (Facebook o Twitter) con cual de las tres ideas queréis que continúe la historia.

No os cortéis en participar, ya sea con una sóla frase o con una parrafada, estamos abiertos a todas vuestras ideas 🙂

Dejar un Comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *