Capítulo 54. Las defensas del niño


Una vez están separados del resto, Clara con una voz suave, tranquila y lo más bajo posible, pero con un deje autoritario, comienza a preguntarle a Omar.

¿Qué es eso de…?

El niño nervioso no le deja terminar y se excusa con premura.

Yo no he hecho nada malo, sólo quería jugar… no me castigues.

Tranquilo Omar, no quiero hablar contigo porque te hayas comportado mal, sólo me ha entrado curiosidad por lo que has dicho sobre los amigos de tu padre

Y es ahora cuando el hijo de Malik recuerda que le prometió no decírselo a nadie e intenta retractarse.

Pero Clara, yo no he dicho nada…

A la exmilitar se le tuerce el gesto, algo que Omar nota, y le responde con cierta dureza aunque sin olvidar que es un niño.

A ver, hemos repetido muchas veces qué es lo que nos ha permitido sobrevivir en el Núcleo y seguro que lo recuerdas: confianza y…

Y nada de mentiras.

Reconoce Omar con resignación a pesar de que después vuelve a callar, lo que obliga a Clara a continuar sonsacándole la información.

Entonces… ¿Qué has dicho sobre los amigos de Malik?

Tras unos reflexivos segundos, como si por primera vez su alma sufriese el peso de la duda, Omar se disculpa con inteligencia.

Siento mucho haberte mentido Clara, sí que he dicho eso, pero sólo quería jorobarles porque no me han dejado jugar.

Y aunque sus palabras tienen más lógica de la que algunos ineptos asocian con los niños, sus ojos encuentran difícil cubrir sus mentiras y en ellos se puede leer el ansia por conocer si ha colado o no. Clara lo reconoce y además se guarda una pequeña baza para resquebrajar su resistencia infantil, se está poniendo más nerviosa de lo que acostumbra y es que nunca antes había tenido que interrogar alguien tan pequeño.

Podría llegar a creerte Omar, has sido rápido de reflejos con tu contestación pero los ojos no mienten, ¿lo sabes, no? Aún es más Omar, tus compañeros han dicho que no paras de repetir lo de los amigos de Malik y que les conoceremos… esa insistencia parece más una realidad que te importa, que algo falso que inventas para molestar… así pues, Omar, ¿me vas a contar la verdad de una vez?

La voz es firme y la mirada severa en Clara, y Omar se queda sin defensas inmediatamente, más de una vez ella le salvó la vida, y comienza a hablar entre sollozos por traicionar a su padre.

Antes de ir a la Granja mi papá me contó cómo llegó hasta mí como un exmilitar como … o algo así… le ayudó…


El Contador mantiene a Paco arrodillado y su mirada de enamorado no puede desprenderse de los ojos de Carmen.

Dejar un Comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *