Capítulo 11. El Contador de Historias (V) 2


Asamblea by CSO La TabonaJosep, en uno de esos momentos en los que por extrañas sinergias de la existencia estaba de acuerdo con Clara, cortó al Contador de Historias con la impaciencia golpeando cada palabra, mientras Clara asentía, apoyándole:

¡Bueno Contador!… esto se está alargando… es cierto que Malik tuvo una vida rocambolesca y extraña, siento mucho lo que le pasó, pero… ¿Qué tiene que ver con las últimas noticias de la radio? ¿Te acuerdas qué habías empezado a hablar por una razón?… ¡¡Oriente Medio ha caído también!!…

Todos los miembros del consejo le dejan continuar, ya le conocen lo suficiente como para saber que había que dejar que se desfogase, soltarlo todo; luego volverá a ser ese cirujano exigente pero racional con el que, a pesar de su cabezonería, se podía llegar a acuerdos… hasta entonces… Josep continúa con sus quejas.

¡Siempre igual Contador!… Te enrollas como las persianas pero no dices nada útil y… perdóname porque sabes que te aprecio y te respeto pero… por favor, cuéntanos ya lo que te ha venido a la memoria cuando Josecico nos ha contado que han cerrado por completo sus fronteras… ¡Qué ahora conozco la vida de Malik mejor que la mía propia!…
En la habitación todos continúan callados a la espera de que siga con su diatriba, pero eso no sucede y Clara toma la palabra y el control de la reunión:

Vale Josep, creo que muchos estamos de acuerdo contigo, pero como siempre, las formas te pierden… si le respetas, habla con respeto. A ver Contador, ¿qué nos querías contar sobre Malik que además estaba tan relacionado con las últimas noticias?

El Contador, que ha aguantado el chaparrón con su estoicidad y paciencia características, vuelve a hablar:

Nada ya porque tenéis razón, en realidad no nos afecta en absoluto… no nos afecta en nada la historia de Malik y menos aun lo que ocurra en Oriente Medio. Ya lo siento pero es que se me sigue olvidando lo local que se ha vuelto la vida… aún recuerdo cuando la globalidad era imperante y si surgía algo al otro lado del mundo, te afectaba directamente… o te hacían creer que así era…

Las miradas Josep y Clara le indican al Contador que ya es hora de callar y lo hace sin avisar. Es entonces cuando Amazona decide dirigir la reunión hacía objetivos más concretos:

Muy bien, como sabéis, este consejo tiene otra finalidad aparte de conocer las malas noticias del extranjero. Tenemos que salir a por comida, la necesidad no es muy urgente pero ahora que parece que hemos creado una buena comunidad en el Núcleo y que ya aceptamos asentarnos aquí, al Contador se le ha ocurrido que podríamos aprovechar la salida en la búsqueda de todo lo necesario para comenzar a cultivar nuestra propia comida.

Ninguno de los presentes pone ninguna objeción salvo Danilo que puntualiza:

Eso de que proveernos de comida no es urgente… umm… puede que no vayamos a morir de hambre pronto, pero sin duda las reservas han caído por debajo de los mínimos que he marcado como indispensables para que sobrevivamos tranquilos.

Como siempre la anotación de Danilo se queda en eso, en una frase objetiva y sin sentimiento que también como siempre, se torna básica para la vida del Núcleo. Carlos, el cocinero, ratifica su opinión dejando claras las necesidades primordiales para el futuro cercano. Ahora sólo queda organizar la salida y para ello todos esperan a que Sofía tome la palabra, para algo es la coordinadora interna:

De acuerdo, haremos una salida rápida con pocos efectivos. Necesitamos a gente aquí para organizar y asentar las nuevas rutinas que hemos conseguido implantar. Yo creo que deberían quedarse como mínimo: Carlos, Clara, Danilo, Josep y yo… siempre que os parezca bien. Mi querida Amazona y el Contador, por vuestra vasta experiencia en el exterior, podríais organizar la salida y llevaros a un par de adultos más para ayudaros… quizás Malik y Paco que no están heridos ni enfermos… ¿os parece bien?

Todos aceptan rápido la asignación, respetando los papeles que se dieron en la organización del Núcleo, y esperan a que Amazona elabore un pequeño plan confiando como siempre en su velocidad de razonamiento y en su capacidad de reacción. En pocos segundos la mirada de Amazona desparrama resolución y pidiendo silencio educadamente pero sin pronunciar palabra, comienza a trazar el esquema de su plan:

Seremos cuatro personas, el Contador, Malik y Paco, si ninguno tiene inconveniente, y yo. Saldremos pasado mañana cuando despunte el sol e iremos a las granjas del norte, creo que no nos llevará más de cuatro horas llegar hasta ahí y si no podemos volver en el mismo día, buscaremos refugio allí. Si no volvemos tras tres días, suponed que algo nos ha pasado y los que quedéis en el Núcleo tendréis que decidir qué hacer. La visita tendrá que ser rápida, sopesaremos los peligros del lugar cuando estemos ahí y cargaremos sólo con lo imprescindible dentro de nuestros objetivos: comida y agricultura. ¿Alguna objeción?… o mejor, como dice el Contador, ¿alguna sugerencia?

Todos los ahí presentes le confiarían su vida y la de sus seres queridos, como de hecho ya ha ocurrido alguna vez, por eso todas aceptan las condiciones considerándolas las mejores posibles. Eso sí, Clara pide que se concrete más:

El plan me parece perfecto pero habría que decidir que vais a llevaros a la excursión… armas, suministros…
Amazona responde rápido.

Cada uno de nosotros llevará las armas que tenemos asignadas y un cargador más para las de fuego, en cuanto a la comida cogeremos las raciones justas para tres días y… creo que eso es todo lo que necesitaremos…

La idea ha quedado clara y de nuevo todos están de acuerdo, y como suele ocurrir, la reunión del Consejo termina con Sofía repasando y apuntando en un cuaderno las decisiones que se han tomado, mientras el resto escucha:

De acuerdo, se ha resuelto que Amazona, el Contador, Malik y Paco saldrán pasado mañana hacia las granjas cercanas, con la idea de conseguir comida y herramientas para comenzar nuestros propios cultivos. Mañana le comunicaré a Malik y Paco que tendrán que salir. Hemos terminado.


Dejar un Comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

2 Comentarios en “Capítulo 11. El Contador de Historias (V)