Análisis del Libro Ensayo sobre la Ceguera 2


TítuloAutorAño publicación
Ensayo sobre la ceguera
José Saramago
1995
ANÁLISIS DEL LIBRO ENSAYO SOBRE LA CEGUERA:
Si alguien me hubiese preguntado cuál era mi libro favorito, durante mucho tiempo hubiera respondido sin lugar a dudas: Ensayo sobre la ceguera, de uno de los más grandes escritores de aquel antiguo mundo, José Saramago. Luego, con el tiempo aprendí que ya no era capaz de escoger una sola obra como favorita y entró a formar parte de mis libros favoritos, así que cuando la sociedad se desquebrajó, tuve claro que debía preservarlo. Además, no he podido encontrar un mejor retrato del ser humano en situaciones extremas, de resistencia mental y físicas, como las que vosotros y yo estamos viviendo… lo que en aquellos años, en los que el apocalipsis era una pesadilla o un sueño según quien lo imaginase, llamaban mundo post-apocalíptico.

Será mejor que primero os resuma de que trata el libro Ensayo sobre la ceguera, antes de seguir con mis diatribas:

“Estamos en un país, no recuerdo cual (siempre creo que Portugal por la nacionalidad de Saramago, pero no puedo siquiera asegurar que el nombre del país se diga en la novela), en el que sin motivo aparente varias personas, de manera aleatoria, se quedan ciegas y las autoridades, ante el temor de que sea una plaga que pueda propagarse, o al menos porque no entienden lo que ocurre, encierran a las primeras víctimas en un único edificio vigilado y sin contacto con el exterior. A partir de ahí comienza la convivencia entre estos “ciegos” y lo mejor del libro, un estudio exhaustivo en forma de novela de la condición humana. El nudo de la historia lo voy a dejar virgen de comentarios porque es lo más interesante, aunque sí que os voy a contar el final: al igual que la ceguera llegó, la ceguera se va sin ninguna razón aparente. Si esto fuera una película os hablaría de los Macguffin, pero como no lo es, os hablaré sobre la utilidad que encontré en las vivencias de los personajes, porque a pesar de que ninguno tenga nombre propio ni apellidos, se trata de una novela de personajes.

Como ya os he dicho los protagonistas conviven en una situación extrema, encerrados, sin contacto externo y por supuesto ciegos… nuevos ciegos… en esa situación el maestro Saramago mostró las reacciones más humanas de gente que, como vosotros, se vieron envueltos en un fin del (o de su) mundo que ellos no habían provocado… aunque por fortuna, el suyo fue temporal y ficticio… con la simple y única premisa de cegar a la humanidad, el autor la hunde en la desesperación y el caos más profundo, para poder luego realizar uno de los mejores análisis del ser humano, desde sus rasgos más salvajes, a los más honrosos. Para mí fue un aprendizaje para lo que más tarde me encontré tras el fin de la sociedad (aparte de todo lo que me hizo pensar), pero para vosotros va a ser diferente porque reconoceréis situaciones y escenas, habéis vivido muchas semejantes…

Ahora que lo pienso, no voy a ser yo quién diga que es lo importante del libro, hoy va a ser diferente, una vez leáis Ensayo sobre la ceguera, me encantaría que me explicarais lo que os ha llamado la atención, que detalles debería observar. Porque, a pesar de que espero que no seáis hijos de vuestro tiempo (por lo que implica de seguir el pensamiento y la forma de actuar de la mayoría, generalmente malvada en este nuevo mundo), sí que sois la verdadera generación de este, vuestro tiempo. Sois los que tienen en sus manos y sus cabezas la esperanza y la capacidad para, aprovechando este reseteo mundial, crear algo nuevo aprendiendo de los errores del pasado… tendréis fallos, sí, es imposible no cometerlos, pero serán vuestros, propios… y yo quiero experimentarlo con vosotros.

El Contador de Historias

P.D.- Mañana saldré del Núcleo con la Amazona, Malik y Paco. Me ha entrado algo de miedo, como siempre, pero ese respeto es lo que me ha mantenido vivo. Aunque también atrae a a mi regazo a la melancolía ante lo que podría perder, que unido a mí ego hinchado me hace dejaros por escrito, para la eternidad, un consejo:
“Nunca seáis hijos de vuestro tiempo… yo nunca lo fui… por contra y por fortuna, fui hijo de mis padres y de la gente a la que quise y así logré ser yo mismo… así que… nunca dejéis de ser vosotros mismos…”

 

Análisis del Libro Ensayo sobre la Ceguera

Dejar un Comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

2 Comentarios en “Análisis del Libro Ensayo sobre la Ceguera