Análisis del Juego Sushi Go


TítuloCreadorFabricanteNº JugadoresAño publicaciónTiempo partidaInstruccionesContenidos
Sushi Go
Phil Wlaker-Harding
2 – 5
2013
15 min
108 Cartas.
ANÁLISIS DEL JUEGO SUSHI GO:
Buenas jóvenes del Núcleo, al fin os traigo la explicación de otro de los juegos de mesa que alberga nuestra Biblioteca. Ya sé qué hace mucho tiempo que no os traía uno de mis análisis, pero vosotros conocéis los acontecimientos que no me  han permitido hacerlo. Están ocurriendo cosas muy serias e importantes a nuestro alrededor y he estado muy ocupado viajando de un lado al otro… bueno qué os voy a contar yo que no os hayan contado ya. Y precisamente por eso, por la transcendencia de los hechos que están sucediendo, he decidido traeros este juego de cartas. Pero como ya sabéis también, la razón oculta, la verdad de porqué lo he escogido vendrá después, porque primero, lo primero. El juego de hoy era conocido como Sushi Go, un filler sencillo y divertido e incluso, adictivo.
Debido a la sencillez que ya os he remarcado, Sushi Go, no albergará ningún problema para que lo juguéis y por supuesto me hace muy fácil la explicación de sus mecánicas. En su momento, sus editores (en aquella época pre-químicos) lo presentaban como un juego donde los jugadores buscaban su menú perfecto de comida japonesa, pero tranquilos, que aunque esa es la excusa para ponerle una temática, nada tiene que ver con el propio juegos, salvo por las ilustraciones de las cartas, y alguna mecánica específica de alguna (pocas) de ellas. Pero pasemos a lo importante, según el número de jugadores se reparten un número de cartas de sushi a cada uno, de estas escogeréis un para bajar a vuestra mesa (boca abajo) y pasaréis el resto al jugador de la izquierda, así cada jugador, en el segundo turno, tendrá las cartas del de su derecha y volverá a bajar otra carta. Esta mecánica se repite hasta que todos os quedéis sin cartas de sushi, es entonces cuando realizaréis el contaje y es ahí donde está la chicha, si se le puede llamar así. Porque cada tipo de carta necesitará de unas reglas propias para puntuar: reunir tres de un tipo, por si mismas (duplicando su valor mojadas en salsa de soja), bajar el que más de otro tipo, etc. (tranquilos que las reglas específicas están en la caja). Sólo hay dos cartas que se salen de estas mecánicas: los palillos, que permiten bajar dos cartas en la ronda siguiente, y los flanes, que se contabilizan al final y le restan puntos al que menos tenga al final de la partida y le suman al que más. Ya está, finito, poco más hay que saber para qué os lo paséis pipa con Sushi Go.
Y ahora la razón verdadera por la cual os he presentado este, sin duda, divertido juego de mesa precisamente en este momento, cuando la historia de nuestro Núcleo está en un punto tan trascendental. Porque, por extraño que os pueda parecer, cuando la cosa se pone seria siempre hay que saber reservar unos minutos  (por ejemplo 15 minutos para Sushi Go) para la alegría, la diversión y sobre todo para con ello, distanciarte y olvidar durante ese tiempo todos los problemas. Ya no sólo porque este impasse os servirá como forma de observar las dificultades de otra manera, con otros ojos, menos cansados. Si no porque nunca debéis olvidar que aunque la tristeza y el miedo os acosen, siempre existen formas de atraer a la felicidad. Que a pesar de que la incertidumbre se apodere de vuestra vida, tanto los juegos de mesa, como los cómics y los libros, se mantendrán imperturbables. Porque la palabra escrita y el dibujo entintado plasmados sobre un formato no digital (quizás ni sabéis lo que significa digital por vuestra edad), perduran cual secuoya salvaje. Y si sois capaces de  disfrutarlos, os asegurarán esos momentos de diversión, aunque sean puntuales, que alejarán los problemas y que además os ofrecerán una nueva visión sobre los mismos.
¡Cuántas veces el refranero tiene razón!
Qué los árboles no te impidan ver el bosque y no lloréis por el sol, ya que las lágrimas no os dejaran ver las estrellas.

El Contador de Historias

 

Dejar un Comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *