Análisis del Juego Incómodos Invitados


TítuloCreadorFabricanteNº JugadoresAño publicaciónTiempo partidaInstruccionesContenidos
Incómodos Invitados
2 – 8
2016
45 – 75 min
243 Cartas de pista, 1 carta de Información Clasificada, 1 cuaderno con Hojas de Seguimiento, 8 fichas de resolución, 12 fichas de oferta, 1 reglamento y una sorpresa troquelada.
ANÁLISIS DEL JUEGO INCÓMODOS INVITADOS:
Hubo un tiempo, antes de la hecatombe humana, cuando todavía erais muy chiquitos, en que el mundo se organizaba por países y su enfrentamiento fue el responsable de nuestro fin. Los más pequeños ni tan siquiera conoceréis la palabra, pero antes este cacho de tierra en donde subsistimos, era oficialmente conocida como España y en este país, en esos últimos años de capitalismo, había aumentado la publicación de juegos de mesa… en parte por el auge de las campañas de mecenazgo o crowdfunding, en parte por… pero… perdonadme por aburriros con temas que ni os van ni os vienen, nada tienen que ver con vuestra realidad. Lo que sí tiene que ver con vosotros es que gracias a este nuevo método de financiación (que raro resulta utilizar estos términos cuando ahora todo funciona a base de trueques), hoy puedo hablaros de un nuevo juego de mesa que podréis disfrutar en la Biblioteca: Incómodos Invitados. Un juego muy diferente a los que hasta ahora os había presentado ya que, por una vez y espero que sirva de precedente, se trata de un juego de deducción… nada de fillers… a veces me pregunto si entendéis estas palabras…luego me olvido.
Lo primero, en Incómodos Invitados existe una premisa que dirige el juego y dice algo así como: “Han matado a Woodruff Walton en su despacho y los jugadores seréis los encargados de resolver el crimen, cada uno por su cuenta”. Aunque sea un asesinato el que inicie la trama, todo el diseño tiene un tufillo a humor negro, tan necesario en la época de su publicación y que a mí, a pesar de pasar por el apocalipsis, me sigue encantando. Os conozco y a pesar de vuestra edad, sé que sabréis apreciarlo. Como os decía, se trata de un juego de deducción, en él no tendréis que conquistar territorios con miniaturas, ni tirar dados como un descosido, eso sí, tendréis que robar cartas, porque también es un juego de cartas. Estas tendrán ciertas pistas escritas de mayor o menor valor, literalmente cada una tendrá un valor y una vez las hayáis marcado en vuestras Hojas de Seguimiento (donde aparecen los sospechosos, sus móviles, las posibles armas y el plano de la mansión del millonario Woodruff Walton), las intercambiaréis siguiendo ciertas normas y las pistan que cambien de manos, serán descartadas. Entre el intercambio y el descarte cualquiera de los jugadores podrá intentar resolver el crimen, pero cuidado que cómo falléis, dejaréis la partida para siempre… qué drástico me pongo a veces…
Cuando vi la caja de Incómodos Invitados, en aquel piso viejo, en aquella salida, tuve muchas dudas sobre si rescatarlo o no, porque aunque en su momento me encantó, la cuestión de todo el papel que iban a necesitar las Hojas de Seguimiento, un recurso muy poco común como ya sabréis. Pero la fortuna me sonrió y ya fuese porque era la casa de un fan acérrimo del juego o de uno de sus creadores, en un cajón que váyase usted a saber cómo había sobrevivido intacto, encontré una cantidad ingente de estas Hojas. Tantas como para jugar hasta el efectivo fin de los días que traerá el sol. Quizás me haya pasado, pero sí que es cierto que si sobrevivimos en nuestro Núcleo, varias generaciones podrían jugarlo; y espero que lo hagan ya que en aquella salida, en aquel piso viejo, cuando lo recuperé, me echaron más de una bronca por haber desperdiciado tanto espacio en un juego y papel (poco común aunque no codiciado). Eso sí, yo las acepté con la cabeza gacha porque tenían razón, y la sonrisilla pilla del chiquillo que al final se sale con la suya… seguro que más de uno lo disfrutará cómo lo hago yo.

El Contador de Historias

Dejar un Comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *