Análisis del Juego Genial


TítuloCreadorFabricanteNº JugadoresAño publicaciónTiempo partidaInstruccionesContenidos
Genial
Reiner Knizia
2 – 4
2004
45 min
1 Tablero, 120 fichas, 1 bolsa, 24 cubos de madera en 6 colores.
ANÁLISIS DEL JUEGO GENIAL:
Entre todos los juegos de mesa que os he traído hasta ahora, de todos los que he conseguido salvar de este, nuestro fin del mundo. os habréis percatado de que muchos, muchos, son para dos jugadores. Es cierto que casi todos son juegos buenos o muy buenos, pero si os soy sincero siempre había un trasfondo sentimental del que no podía despegarme. La razón ha sido, sin duda alguna, el tiempo que me divertí jugándolos con mi novia, aquella a la que tanto quise, que con suprema esperanza espero que haya sobrevivido y que me dejó (con toda la razón) cuando mi paranoia con el apocalipsis se hizo insoportable. Pues su recuerdo es el que me ha hecho presentaros tantos juegos de mesa con características tan similares: dos jugadores, cartas, lo que antes llamábamos fillers y alguna cosa más (podéis comprobarlo por vosotros mismos). ¿Pero por qué os cuento todo esto? Porque el que hoy os traigo no tiene nada que ver con ellos, ni con ningún recuerdo de mi vida anterior a estos días que compartimos en el Núcleo… conocía sus bondades de manera objetiva cuando lo rescaté, sin sentimentalismos.
Puede que no esté indicado para los más jóvenes de vosotros porque se trata de un juego de mesa abstracto, pero tanto en el parchís como en el ajedrez la destreza se muestra precoz. Y sin más dilación, aquí os dejo con Genial del matemático Reiner Knizia, en el que no puedo remediar ver en sus mecánicas, una mezcla entre las del Dominó y las del 4 en Raya (X en raya en este caso) y lo hace de una manera, que a mí personalmente, me encanta. En Genial, sobre un tablero hexagonal, los jugadores deberéis coger fichas muy semejantes a las del Dominó, con símbolos en vez de números y de una en una, y de uno en uno, colocarlas en el tablero. Un tablero en el que también hay dibujados, para cada jugador, unas tablas de puntuación con 20 casillas para cada tipo de símbolo. Así cada vez que pongáis una ficha, contaréis todos los símbolos, iguales a los de vuestra ficha, que estén en línea con ella y después, sumarlos en vuestra tabla. Cuando, en cualquiera de los símbolos, completéis las 20 casillas, tendréis que decir, gritar, cantar, rimar o susurrar en alto: Genial, y podréis jugar un nuevo turno (también puntuar). Finalmente, cuando ya no queden fichas o espacios en el tablero… ya no lo recuerdo, por suerte sigue escrito en las instrucciones… cada jugador comprobará en que símbolo ha sumado menos puntos y esas serán vuestros puntuaciones, el que la tenga mayor (pensamiento adolescente, retente y no hagas bromas) será el ganador…
Pero esperad… no os vayáis… hace poco que recuperé este Genial y pensaba, como ya os he dicho, que no tenía ninguna reminiscencia sentimental sobre él… no es verdad… ahora ha venido a mi memoria el día, o mejor dicho la noche, en que conocí a este juego de mesa… cómo son los recuerdos… un fin de año en el que, como era costumbre en mí, preferí disfrutar saciando mi ánimo lúdico en vez de saciar el artificial ansia festiva que a tantos imbuía esta fecha, con amigos de verdad y con, digámoslo, alguna copita de más…
… y con nuestro prototipo ya mejorado Bom Bar Dum… ahí estoy yo, ahora rompiendo la cuarta pared.

El Contador de Historias

Genial pic1402754_lg by Ariel Birnbaum in BoardGameGeek

Dejar un Comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *