Análisis del Juego Fungi


TítuloCreadorFabricanteNº JugadoresAño publicaciónTiempo partidaInstruccionesContenidos
Fungi
Brent Povis
Homoludicus (A.K.A. Devir)
2
2014
30 min
86 cartas de bosque, 8 cartas de noche, 18 bastones, 1 par de zapatos y 4 cartas de ayuda.
ANÁLISIS DEL JUEGO FUNGI:
Tras mi regreso de la Granja y con la nueva Biblioteca, me habéis hecho llegar algunas quejas sobre lo poco útiles que son mis análisis cuando los comparáis con todo lo que el resto os enseñan. Así que hoy he decidido hablaros sobre uno de los últimos juegos de mesa que he recuperado: Fungi; y que no había sacado todavía porque hasta ahora, no había comprobado que estaba completo. Sí que lo está, y aunque nunca me gustó en exceso, le guardo mucho cariño ya que Fungi era otro de esos juegos de mesa para dos jugadores que disfrutaba con mi novia y en este caso, era de los que ella disfrutaba más que yo.
Aunque antes de explicaros el porqué, necesitáis saber cómo se juega. Primero haceros a la idea de que habéis ido en busca de setas al bosque. Segundo, quien más puntos consiga al final de la partida gana (como tantas veces), y en este juego eso depende de la cantidad de cartas de setas valiosas que cocinéis. Para comenzar el juego colocaréis varias cartas de bosque boca arriba y en fila y cada uno tendrá su mano inicial. Entonces el primer jugador escogerá de entre las 2 primeras cartas de bosque (donde salen las setas ;D), una para quedársela y la otra para descartarla en la pila de descartes (valga la redundancia), aunque en vez de esta acción podréis hacer alguna de estas otras: coger todas las cartas de la pila de descartes, cocinar 3 o más cartas de setas de un solo tipo (para conseguir puntos), vender 2 o más cartas de setas del mismo tipo para conseguir bastones o añadir 1 carta de sartén a tu zona de juego. Necesitaréis siempre una carta de sartén cuando queráis “cocinar” las setas para puntuar, y como último detalle importante, la mano máxima es de 8 cartas a no ser que consigáis cartas de cestas (cada una aumenta vuestra mano en +2). Finalmente la partida terminará cuando el mazo de cartas de bosque se acabe. Y esto es todo, a grandes rasgos, por fortuna, si tenéis dudas (que será lo más probable debido a mi pobre explicación) las reglas de Fungi se han conservado sorprendentemente bien, más si cabe si las comparáis con el resto de componentes al que el tiempo ha respetado mucho menos.
Hablando de las reglas de Fungi… en ellas está la razón por la que os lo traigo, porque las quejas venían a referirse a la falta de empirismo o utilidad que hay en mis lecciones… no como Josep y sus primeros auxilios, Clara y su entrenamiento con armas o la Amazona y sus trampas… pues, a pesar de que esa no es mi intención y de que esto es una excepción, hoy las reglas de Fungi os dan la oportunidad de aprender algo relativamente tangible: en su última hoja informan sobre todas las setas representadas en las cartas, y aunque algunas son autóctonas de lugares lejanos, hay otras factibles de encontrar por vuestras cercanías, incluso en el patio del Núcleo. Así pues, gracias a una de mis lecciones (por fin nada metafísico), podréis aprender algo con lo que ayudar a la alimentación del resto del grupo… no seréis micólogos pero podréis ayudar de forma directa… como me dijisteis…
Trataré de haceros pensar otro día.

El Contador de Historias

Fungi

Dejar un Comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *