Análisis del Cómic Maus


TítuloGuiónDibujoAños de publicaciónNúmerosEditor
Maus. Relato de un superviviente.
Art Spiegelman
Art Spiegelman
1977 – 1991
2 Partes
ANÁLISIS DEL CÓMIC MAUS, RELATO DE UN  SUPERVIVIENTE:
Es una pena lo que ha pasado con los animales domésticos en este mundo, son ya difíciles de encontrar, se esconden o se han vuelto salvajes o peor, les ha afectado las nubes de MDPV que recorren la tierra. Es una pena porque por muy cruel que pudiera sonar eso de encerrar animales, nos hacía mucho bien y a vosotros, los más jóvenes, os encantaba. Pero, y es una pena también, todavía no hemos conseguido la compañía de ninguno, con lo bien que nos vendrían los gatos para nuestra sanidad, los perros para nuestra seguridad o las vacas para nuestra alimentación… y aunque quisiera explayarme con este tema, que quiero… no escribo esto para hablaros de estos animales… si no para presentaros un nuevo cómic que he encontrado para la colección de nuestra Biblioteca: Maus, relato de un superviviente, de Art Spiegelman. Sin lugar a dudas una de las novelas gráficas o cómics o como queráis llamarla, más cautivadoras  que jamás haya leído. Y eso que todos los personajes son animales antropomorfos o quizás sea mejor decir, humanos animalizados. Algo parecido a una fábula sin serlo, puede que como a mí os recuerde en algunos aspectos a ese gran libro que también recuperé de la destrucción, Rebelión en la Granja. Con el que comparte varias características, aparte de la evidente diferencia del medio, relatan hechos históricos con la afable apariencia animal de las fábulas. ¿De qué trata este Maus? Os lo comentaré en una pequeña sinopsis como siempre.
La historia se basa en dos momentos, el primero en la que Vladek Spiegelman le cuenta su vida a su hijo Art, el autor de la novela gráfica y una segunda, en la que a través de flashbacks, vemos las vivencias del propio Vladek en la Polonia de los años 30 y durante la II Guerra Mundial… casi se me olvida un dato básico, los Spiegelman son judíos, así que el Holocausto nazi está más que presente en la obra (no diré nada más al respecto). Pero donde más gana este relato es en mi opinión (salvando los aspectos del arte gráfico ya que no se dibujar), en la relación padre-hijo, con la que logra trasmitir la naturaleza misma de su padre (de difícil carácter) en un retrato que emociona de tal manera que, cuando a tres páginas del final, ves una imagen real de Vladek, un escalofrío recorre tu espalda y el cómic tiembla en tus manos (al menos eso es lo que me paso a mí).
Algunos de vosotros pensaréis no estar preparados para este Maus, por ser demasiados pequeños o por la gravedad de lo que os he escrito, pero yo siempre he confiado en vuestras capacidades y en la frescura de vuestra lectura, así que no os asuste la seriedad que aparenta la trama, porque como obra maestra en su campo, esconde todo tipo de sensaciones y experiencias… y mucho más.

 

El Contador de Historias

 

P.D.- ¡¿Dónde tengo la cabeza?! Recordando lo mucho que disfruté con Maus, he olvidado el por qué lo salvé. Tan sólo por su calidad excepcional ya merecería la pena, pero es que además trata un tema que creo que os debería interesa, no las vilezas de la guerra o el Holocausto, la Historia. Porque por mucho que apetezca olvidar para siempre el pasado que nos trajo a este futuro en el Núcleo, como si nunca hubiera existido, es lo peor que podemos hacer. Porque lo de “la Historia siempre se repite”, aunque cierto, casi por norma viene precedido de un olvido, forzoso o debido al paso del tiempo, generalizado de aquello que nos avergüenza como especie… lo que hemos (aunque en vuestro caso sea “han”) llegado a hacer no tiene nombre, vosotros ya habéis vivido lo peor de lo que somos capaces, mantenedlo presente (sin vivir en el pasado) y no lo repitáis, aprended de la Historia (que aunque se repita nunca es idéntica) y traed un mundo mejor.

Dejar un Comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *